Conéctese con nosotros Facebook Twitter YouTube LinkedIn
Publicaciones
Fecha de la publicación: 
Martes, 1 Abril, 2014

Formatos de Descarga

El Salvador: Medición del gasto público en niñez y adolescencia

Por:

El Salvador es un país de renta media baja y desarrollo humano medio. A pesar de esta clasificación y de los promedios, uno de cada tres personas en el país son pobres. Si el cálculo anterior se realiza tomando en cuenta sólo a la NNA, que representa el 37% de la población del país, resulta que uno de cada dos niños, niñas y adolescentes son pobres, lo que muestra que este grupo poblacional se enfrenta a una mayor incidencia de la pobreza. Por otro lado, el mercado laboral de El Salvador se ha caracterizado por sus altas tasas de subempleo a nivel nacional, pues el 44.7% de la Población Económicamente Activa (PEA) se encuentra en esta situación, mientras que la tasa de desempleo se ubica alrededor del 6%. Además, se debe considerar el severo impacto que tuvo la crisis económica mundial sobre la economía salvadoreña, de la cual aún se encuentra en período de recuperación. Es necesario enfatizar que, aún antes de la crisis económica actual, El Salvador se había caracterizado por el bajo crecimiento de su economía.

En función de este panorama y, atendiendo al alto nivel de vulnerabilidad a riesgos socioeconómicos que afecta a la población salvadoreña en general, y en particular, a la niñez y a la adolescencia, el rol del Estado en la implementación de políticas sociales inclusivas, pertinentes y redistributivas conducentes a garantizar el pleno ejercicio de derechos de esta población es central. En esta ecuación, monitorear el gasto o inversión social, el cual 10 expresa el nivel de compromiso público con estos objetivos, resulta una preocupación fundamental, no sólo de la administración pública, sino de la ciudadanía en su conjunto. En especial, el gasto público en NNA refleja la capacidad de los Estados para realizar apuestas por el desarrollo sustentable y la paz social de las naciones. No sólo este gasto refleja una inversión con los retornos sociales más altos, sino una apuesta por el bienestar presente y futuro del país.